INNOVACION & TENDENCIAS _ 12 / 06 / 2017

No hay dos patatas iguales

Categorías: Diseño de Packaging - Tamara Giraldez


No hay dos patatas igualesTradicionalmente, y a grandes rasgos, en el mercado hortofrutícola se hacía uso del envase como envoltorio para la venta o transporte de producto, sin sacarle provecho como herramienta que permitía la diferenciación frente a la competencia.
 
Tamara Giráldez
 
Patatas, cebollas, limones, naranjas… era común verlas contenidas en mallas y sacos sin más compañía que un logotipo en una etiqueta. Hoy en día estamos acostumbrados a ver novedosos y modernos diseños de etiquetas y envases para vinos y aceites, pero ¿por qué no iba a necesitar un packaging de patatas un diseño igual de estudiado?

Lo cierto es que en los últimos años las empresas del sector hortofrutícola cada vez más deciden aprovechar las potencialidades del diseño, llevando la promoción del producto fresco a un nuevo plano.

Al igual que ocurre en el mercado de los vinos y los aceites, las empresas que comercializan patatas también requieren destacar frente a la competencia. Las patatas y las cebollas, entre otros alimentos frescos, conviven en un lineal de supermercado con tres o cinco competidores más, en el mejor de los casos. Mediante un estudio personalizado y cuidado del producto, elaboraremos un diseño del envase que logre captar la atención de nuestro comprador. En este sentido, la sociedad actual se caracteriza por la preponderancia de los mensajes cortos y rápidos, aumentando la importancia de un envoltorio estratégicamente diseñado que facilite que el comprador, de un vistazo, elija nuestro producto, y no otro, para su consumo.

En relación al packaging que caracteriza este tipo de productos, el protagonista siempre es el contenido: las patatas, cebollas o naranjas se asoman entre mallas tejidas mostrando al mundo sus virtudes. La cualidades del producto son más palpables aquí que en el caso del aceite o el cava, así que un buen envase tendrá también por objetivo realzarlas, al mismo tiempo facilitar información relevante y menos intuitiva, como puede ser el origen o variedad de la patata en este caso, su uso preferente –para hervir, freír, de todo uso culinario–, etcétera.

Otro factor a tener en cuenta para entender el idilio que viven actualmente el packaging y los productos hortofrutícolas es el avance tecnológico; concretamente en cuanto a maquinaria capaz de realizar envases con diferentes materiales –papeles, plásticos, transparencias-. Estas nuevas máquinas permiten una calidad de impresión elevada en estos materiales, consiguiendo un envoltorio óptimo para la venta del producto. En este sentido, tengo la suerte de colaborar en varios proyectos con una empresa líder en envasado vertical que desarrolla maquinaria avanzada de packaging.

Finalmente, he seleccionado una serie de diseños de packaging de patatas que ilustran los argumentos dibujados anteriormente. Todos ellos han sido el resultado de un estudio personalizado del producto y de las necesidades de venta del productor.
 
Patatas de la Abuela: Estas patatas pretenden subrayar su sabor a través de la figura de la abuela o la madre. Son tan buenas que te las podría recomendar tu abuela o tu madre. Son unas patatas de siembra y cultivo tradicional. En el diseño de la banda se combina la textura de una tela tejida con un mantel de cuadros tradicional, propio del hogar y representativa de una abuela o madre. También se juega con la idea de que son para cocinar las recetas de siempre, las de la abuela.
 


 
Potatum: Diseño amarillo, llamativo para atraer al posible comprador. Estas patatas se venden sin lavar, tal y como se recogen de la tierra, motivo por el cual se ve la tierra en el lateral y el pie del envase. También se busca realzar su pertenencia a lo natural y auténtico, a la tierra. Son de alta calidad y para asegurar su conservación se ideó esta bolsa de papel cerrada que las mantiene fuera del alcance de la luz.
 

 
Patatas Tres Coronas: Este cliente quería un envase que acompañase las características de su producto, una variedad de semilla única y distribución exclusiva. Describe además una calidad y riqueza que destaca en el mercado por su exclusividad y por ello se ha querido coronar el logotipo, destacando que son las “reinas” de las patatas.
 


 
Patata d’Or: Este packaging contieneunas patatas de alta calidad, con piel muy clara, limpia y brillante, sin apenas marcas externas. La Patata d’Or se caracteriza por su forma ovalada y suave. Con la cuidada ilustración del envase se busca reflejar estas cualidades. Además, al introducirlas en un cofre acompañadas de un mapa, se busca dar la idea de que estas patatas son un tesoro, son de oro.
 


 
Patatas del Fray Hilario: Antaño los frailes capuchinos introdujeron el cultivo de patatas en estas tierras. De ahí, que confiemos en los años de experiencia y en el saber hacer del Fray Hilario que aparece ilustrado en el envase. En esta banda se combina una textura de pergamino en el fondo de la ilustración que nos habla del pasado con un papel rallado, muy empleado en los últimos años, que nos sitúa en el presente. Unas banderolas de colores llamativos nos ayudan a diferenciar las dos variedades de patatas.
 

 
 

 
Tamara Giráldez
es diseñadora gráfica especializada en el diseño de packaging. Con una amplia experiencia en el sector, y tras trabajar en varios estudios de diseño gráfico, finalmente hace 7 años emprendió su camino en solitario como diseñadora freelance. Según Tamara Giráldez, “mi punto fuerte es mi capacidad de entender las necesidades de cada cliente y proponerle la mejor opción de diseño”.

Más información: www.tamaragiraldez.com


 

Puedes leer el artículo en nuestra revista online en este enlace.